AEIC
Entrevistas online
Últimos nombramientos
04/03/2024 / Redacción / 249 visitas

Las salas blancas en la industria cosmética. Asegurando la protección y la integridad del producto.

 

La finalidad de los productos cosméticos es mejorar el aspecto físico y estético de las personas. Para ello, las empresas que forman parte de esta industria son las encargadas de producir sustancias que luego pueden mezclar componentes o no, bien de origen químico, biológico, farmacéutico o medicinal, destinadas a ser aplicadas en alguna parte del cuerpo humano proporcionándole determinados beneficios. Así pues, estamos ante productos con ingredientes delicados, altamente sensibles a la contaminación y que llegarán al consumidor final solo cuando hayan sido testados y demostrado su seguridad para la salud. La industria cosmética está sujeta a unos estándares de calidad y seguridad extremadamente exigentes en todo su proceso de elaboración, incluida sus instalaciones.

La importancia estratégica de Las Salas Blancas

Las salas blancas son espacios estériles y controlados, que aseguran la pureza de los productos y la integridad de cualquier marca, proporcionando el ambiente idóneo para minimizar el riego de contaminación química y microbiológica. Valtria es la empresa española especializada en el diseño, instalación y puesta en marcha de salas blancas, entornos críticos, y áreas de contención y bioseguridad que llevan más de 20 años liderando en innovación y excelencia en sectores como el de la cosmética, alimentación, biofarmacéutica, I+D, alta tecnología, hospitalario, bioseguridad o en la industria microelectrónica.

El sector cosmético está sujeto a estándares de calidad y seguridad extremadamente exigentes. La fabricación y comercialización de estos productos en la Unión Europea cumplen con uno de los más estrictos estándares del mundo: el Reglamento 1223/2009 del Parlamento y del Consejo Europeo. En la actualidad la única normativa en la que se describen las Buenas Prácticas de fabricación para la industria cosmética es la ISO 22716.  El cumplimiento de estos estándares es garantía de calidad y excelencia de los cosméticos y un compromiso con la seguridad del consumidor. Valtria aplica estas buenas prácticas en cada uno de sus proyectos, cumpliendo rigurosamente la normativa GMP (Good Manufacturing Practices) en todo lo referente a planificación, arquitectura, almacenamiento e implementación de medidas de control con el fin de garantizar que las instalaciones reúnen las condiciones óptimas en todo momento.

Buenas Prácticas de fabricación en la industria cosmética

La legislación cosmética se gestiona desde la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AEMPS), que recoge el listado de requisitos que tienen que cumplir las salas blancas, como las instalaciones donde se lleva a cabo la elaboración de estos productos cosméticos. La normativa GMP establece unos requisitos específicos que incluyen, desde el proyecto de diseño, arquitectura, filtración y climatización, y la correcta limpieza, tanto del personal como de todos los materiales.

Diseño de las salas blancas

Las salas dedicadas a la producción y almacenamiento de productos cosméticos deben diseñarse y construirse con los siguientes fines: garantizar la protección del producto, permitir una limpieza eficiente y si fuera necesario, una desinfección, minimizar el riesgo de confusión de materias primas, productos y materiales de embalaje, y permitir un adecuado mantenimiento. La normativa ISO 22716 señala que las áreas deben estar separadas para las distintas operaciones; tanto en almacenamiento, producción, zona de envasado, control de calidad, zona de lavado, vestuario y aseos, y otras actividades auxiliares. Cada uno de estos espacios tiene sus propios condicionantes y deben estar intercomunicados con los demás de forma que permita una secuencia lógica de las operaciones y un control ambiental adecuado a las actividades a realizar, evitando posibles contaminaciones cruzadas. Así, por ejemplo, los laboratorios de control de calidad deben estar separados y ser independientes de las zonas de producción y almacenes, pero con fácil acceso a las zonas de vestuarios y aseos. Por su parte, el personal tiene la responsabilidad de llevar ropa adecuada y de protección para evitar la contaminación de los productos cosméticos.

Arquitectura

Los materiales de construcción para techos, suelos, ventanas y paredes deben ser lisos y resistentes a la limpieza y desinfección. Por tanto, hay que evitar huecos, rincones o pequeños espacios que dificulten la higienización.

HVAC

La climatización y ventilación de las salas blancas es fundamental para el correcto proceso de fabricación y evitar, en la medida de lo posible, que agentes contaminantes exteriores entren en contacto con el producto.

La normativa GMP establece, pues, unos requerimientos muy específicos para la construcción de las salas blancas en la industria cosmética. La manera de garantizar el máximo cumplimiento de estas exigencias es contar con empresas especializadas como Valtria que, con su larga trayectoria y experiencia, ofrece soluciones a medida, satisfaciendo las más altas exigencias en el sector cosmético. Valtria y Clauger, proveedor líder mundial en refrigeración industrial y tratamiento del aire, se han unido formando un equipo estratégico a nivel internacional cuyo objetivo es ofrecer soluciones a medida de Clean Concept.

Beauty Cluster

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional| miembros de CEDRO