Últimos nombramientos
Número 14. Primavera 2020 2020
16/06/2020 / Gonzalo Barroso / 188 visitas

El BCB analiza futuro pos-COVID de la cosmética y perfumería

El Beauty Cluster Barcelona ha organizado, el pasado 3 de junio, una mesa redonda con expertos del sector de la cosmética y perfumería en cada una de las áreas de actividad para debatir la visión de futuro de la industria de la belleza pos-COVID. El futuro del sector está lleno de incertidumbre, los posibles escenarios que se pueden presentar en los próximos meses son diversos, ya que a la hora de realizar las previsiones, según la fuente que consultemos, se tienen en cuenta varios factores y variables según la categoría de producto.

La COVID ha modificado por completo nuestra rutina diaria y, por consiguiente, nuestros hábitos y prioridades de consumo, especialmente en belleza. Productos de autocuidado, hidratantes corporales y faciales, productos para el cabello y para el hogar han incrementado significativamente sus ventas en los últimos meses y se ha visto aumentada la demanda de productos naturales, sostenibles y conscientes con el medioambiente. A corto plazo, en esta ‘nueva normalidad’, los expertos apuntan que el cambio en los hábitos de consumo será drástico, por lo que se verá comprometida la demanda de categorías como pueden ser la cosmética de color o la perfumería y pasará a tomar más protagonismo el cuidado de la piel, la expresión de los ojos y la higiene facial.

A juicio de Alex Vallbona, presidente de Birchbox Europa, “tendencias como el “cocooning” (percepción del mundo como el que queremos estar y descubrir, pero que cada vez es más inseguro) han venido para quedarse, siendo el propio hogar donde el consumidor se siente más seguro, así como el e-commerce, que nos permite desde casa tener una experiencia” que antes solo teníamos en las tiendas. Por lo tanto, uno de los principales retos del sector belleza es cómo trasladar las experiencias sensoriales y asesoramiento del punto de venta físico, la conexión con el consumidor, a las demandas actuales. Es decir, mantener el cuidado y mimo de uno mismo, pero de una manera más holística y segura en el hogar.

Uno de los elementos de la cadena de valor que se ha visto más afectado por esta crisis ha sido y es el Retail. Según Josep Alboquers, miembro del consejo de Perfumeria Júlia, se van a producir con tres efectos en el Retail: “durante del confinamiento, justo en el momento de reapertura y tras seis meses de apertura; siendo esta último el más devastador con una reducción a todos los niveles y con la compra de volúmenes más baratos”, ha afirmado. Una bajada de tráfico en el punto de venta del 20%, el crecimiento acelerado del e-commerce y la búsqueda de consumidor por productos un 25% más baratos (down selling) no auguran un futuro muy prometedor para el retail.

El reto y la solución pasan por apostar por una estrategia de evolución del canal de venta hacia un cambio de modelo, del retail tradicional al híbrido, que fusione el mundo online con el offline. El canal online no puede limitarse solo a ser un generador de ventas, sino que, además, debe se ser un generador de tráfico de calidad al punto de venta físico, el cual adquirirá un rol de escaparate y punto de recogida de productos. De esta forma, podrá conectar el consumidor digital con una experiencia física y segura para poder fidelizarlo.

Otro de los grandes retos a los que se enfrenta el sector es la captación de nuevos perfiles de consumidor. El turismo, y sobre todo el internacional, tiene mucho peso en la economía de la industria de la belleza. Algunas marcas de skin care, como es el caso de MartiDerm, ya están trabajando en nuevas estrategias de captación centradas el turista interno como consumidor potencial. El uso de herramientas digitales, como puede ser la geolocalización, permite al consumidor tener una experiencia de compra previa, ayudarlo a identificar el punto de venta o la perfumería más cercanos y dirigirlo para adquirir los productos. Luis Pla, General manager de Angelini Beauty, ha hecho especial hincapié en “la importancia de valerse del potencial y las posibilidades que internet nos ofrece, más allá del e-commerce, para vehiculizar el modelo híbrido del retail”.

El sector belleza siempre ha sido sinónimo de resiliencia y, para poder hacer frente a todos los cambios que vienen en la ‘nueva normalidad’, es necesario replantear y adaptar toda la estrategia comercial de las organizaciones de manera ágil, siendo flexibles y líquidos. Tener un canal de comunicación concreto y directo con el consumidor, apostando fuertemente por la omnicanalidad para captar nuevos consumidores y no solo utilizar el canal tradicional para hacer sampling y fidelizar el cliente, es uno de los mayores retos. Todos los expertos han coincidido en la necesidad e importancia de mantener y reforzar el ecosistema colaborativo en la industria siendo creativos, innovadores, con responsabilidad social y aportando valor al cliente como sinónimo de bienestar.

Beauty Cluster Barcelona

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional