Entrevistas online
Últimos nombramientos
Número 17. Invierno 2020 2020
16/11/2020 / Guillermo Rodríguez

Alejandro de Antonio

Creamos cosméticos ecológicos que queremos que se conviertan en vehículos de sensibilización y transformación

Entrevista

Utilizar la ceniza para fabricar productos cosméticos y de higiene personal puede resultar chocante o, incluso, directamente contradictorio. Pero nada más lejos de la realidad. Es una tradición que ya hacían culturas tan antiguas como la babilónica o la egipcia y que continúan actualmente empresas como Ashes to Life, una compañía que se mueve a caballo entre la cosmética natural y sostenible y la economía circular. Todo, bajo la filosofía de que hasta la ceniza de bosques quemados puede disfrutar de una segunda vida. Descubrimos este proyecto de la mano de Alejandro de Antonio, CEO de la empresa.

 

Cosméticos a partir de cenizas de bosques quemados. ¿Cómo y de dónde surge la idea?

Sin ser consciente en aquel momento, ver las consecuencias del fuego sobre un bosque de la zona de Málaga al que solía ir con frecuencia, fue ‘el activador’ de lo que más adelante se convertiría en Ashes to Life.

Años más tarde, un grupo de amantes de la naturaleza nos planteamos el reto de encontrar una solución que ayudase a devolver la vida a esos bosques que quedan reducidos a ceniza a causa de los incendios.

Tras un largo periodo de documentación y estudio junto a biólogos, ingenieros técnicos forestales, investigadores, traductores, historiadores y emprendedores en reconocidos proyectos de economía circular, un grupo de amantes de la naturaleza nos dimos cuenta de dos aspectos clave: por un lado, que uno de los principales motivos por los que no se recuperan los espacios quemados era por falta de economía, y por otro lado, vimos la existencia de distintos documentos pertenecientes a culturas antiguas como la babilónica, egipcia, griega y romana, que hacían referencia al uso de la ceniza de origen vegetal para la creación de una ‘pasta jabonosa’ que utilizaban tanto para limpiar su cuerpo como para cuidar su piel.

Es ahí, investigando en la historia y profundizando en el origen del jabón, cuando comprendimos que la propia ceniza podía ser la solución. O lo que es lo mismo, que de las cenizas podíamos crear vida, transformándola en distintos productos que ayudasen a generar economía para restaurar esos bosques que habían sufrido incendios. Fue entonces cuando decidimos crear Ashes to Life.

 

Es una suma de cosmética sostenible y economía circular…

Aunque apliquemos los principios de la economía circular, a nosotros nos gusta hablar de Ashes to Life como un modelo de economía generativa.

Nacimos con una clara vocación: cuidar la piel de las personas y la del planeta (los bosques). De ahí que nuestro modelo esté basado en el Triple Bottom Line (o triple resultado). Hay un beneficio económico, creando un modelo económico sostenible y alineado con los valores de la economía circular para desarrollar nuestros cosméticos ecológicos. También un beneficio ecológico, desarrollando nuestro proyecto de investigación medioambiental ‘Ashes to Life Project’, que nos permitirá recuperar los bosques que han sufrido incendios. Y, finalmente, también existe un beneficio social, restableciendo la relación de las comunidades con los entornos naturales, al restaurar esos ecosistemas dañados e impulsar economías alternativas que están vinculadas a esos espacios naturales.

Creemos que siendo fieles a estos principios (crear beneficio económico, ecológico y social), se puede construir y desarrollar una economía más ética y responsable.

Y por eso creamos cosméticos ecológicos que no solo tratan de satisfacer las necesidades para los que han sido creados, si no que queremos que se conviertan en vehículos de sensibilización y transformación.

 

¿Qué productos elaboráis actualmente que tengan la ceniza como elemento diferencial?

Tanto las dos líneas de producto que tenemos desarrolladas hasta la fecha como la nueva línea cosmética en la que estamos trabajando y que esperamos lanzar al mercado en los próximos meses, tienen la ceniza como ingrediente icónico.

Inspirándonos en los cosméticos de ceniza que elaboraban civilizaciones antiguas y que dieron origen a lo que hoy en día conocemos como jabón, con la colección Origin hemos querido recuperar el proceso histórico de fabricación del jabón y le hemos incorporado el rigor científico actual para crear dos formulaciones que permiten ofrecer un tratamiento completo: un jabón de ceniza hidratante y un jabón de ceniza exfoliante.

 

¿Cómo se elaboran productos cosméticos y de higiene a partir de cenizas, cuál es el proceso?

La utilización de la ceniza como ingrediente no requiere de un procedimiento específico. Se debe tratar como un ingrediente más dentro de la propia formulación del cosmético en cuestión.

En nuestro caso, utilizamos el proceso de elaboración tradicional (saponificación en frío) para fabricar los jabones. De esta forma los aceites vegetales no son sometidos a altas temperaturas en ningún momento, lo que les permite que los jabones cosméticos sólidos conserven odas sus vitaminas y poder antioxidante, además de mantener la glicerina generada.

Esto hace que los jabones sean humectantes, nutritivos e hidratantes para la piel, a diferencia de aquellos fabricados por saponificación en caliente (por encima de los 200ºC), que anulan por completo cualquier tipo de beneficio para la piel.

 

¿Qué propiedades beneficiosas para la piel tiene un ingrediente como las cenizas?

La ceniza que utilizamos en Ashes to Life procede de la combustión de cáscaras de coco. Se trata de un producto 100% natural, altamente poroso y con un elevado contenido en carbono (del orden del 98%). Este resultado es capaz de adsorber toxinas, impurezas u otras sustancias que pueden resultar dañinas y perjudiciales para la piel, ayudando a que quede mucho más sana e hidratada.

Esta ceniza resulta benéfica para acabar con los productos químicos que se encuentran en los poros ya que favorece la exfoliación de las células muertas que hay en la piel, potencia el crecimiento de las células y mejora la flexibilidad y la suavidad de la misma, dejándola mucho más delicada. Además, al tratarse de un producto microporoso con gran superficie específica, posee altas propiedades de adsorción. Su composición y alto poder desintoxicante convierte a la ceniza en un excelente desodorizador, purificador, que ayuda a controlar de forma muy efectiva la humedad de la piel y aporta a la misma las propiedades minerales del vegetal de origen.

 

Hablamos de ceniza, un ingrediente que es 100% natural y que, aunque a simple vista pueda sorprender un poco, ha sido utilizado desde hace mucho tiempo y por distintas civilizaciones para fabricar cosméticos...

Así es. Existen numerosos documentos de culturas antiguas que hacen referencia a la utilización de cenizas vegetales para elaborar lo que hoy en día conocemos como jabón. Concretamente, existen unos cilindros de arcilla que datan del año 2800 aC de la cultura babilónica en los que aparecen inscripciones que dicen que se fabricaban a partir de grasas y cenizas de plantas llevadas a ebullición.

Asimismo, uno de los tratados médicos más antiguos conocidos como es el Papiro Ebers, redactado cerca del año 1500 aC y que representa la mejor fuente de información sobre medicina egipcia de la que se dispone, muestra cómo los egipcios usaban como cosmético una pasta jabonosa de ceniza y arcilla mezclada con aceites naturales para limpiar el cuerpo y cuidar la piel de las capas más altas de la sociedad.

 

¿Es algo común actualmente, tanto a nivel nacional como internacional, el uso de ceniza en cosmética?

Las propiedades beneficiosas de este ingrediente hacen que cada vez sea más frecuente el uso de la ceniza en la elaboración de distintos cosméticos. Y más ahora debido a la capacidad que tiene para eliminar toxinas y suciedad, lo que convierte a la ceniza en un ingrediente estrella en la cosmética antipolución. En nuestro caso, utilizamos ceniza de carbón vegetal procedente de cáscaras de coco.

 

Ahora mismo es complicado hacer previsiones pero, qué objetivos o retos os marcáis?

A corto plazo, el lanzamiento de una nueva línea. Tras casi un año de trabajo y manteniendo nuestro firme compromiso en aunar naturaleza y ciencia a través del I+D+i, hemos conseguido desarrollar una nueva línea de alta cosmética ecológica de ceniza enfocada a tratar los signos de la edad y que saldrá al mercado a finales de año.

Al mismo tiempo, y gracias a le venta de nuestros productos, seguimos avanzando en el desarrollo de nuestro proyecto de investigación medioambiental Ashes to Life Project, ya que nuestra vocación, desde el origen, es cuidar la piel de las personas y la del planeta (los bosques).

Conoce a Alejandro de Antonio
Nombre Alejandro de Antonio
Empresa Ashes to Life
Cargo Cofundador
Biografía
.
Beauty Cluster Barcelona

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional